In: noticias

¿Qué es IRA?

Es un grupo de enfermedades que se producen en el aparato respiratorio causados por virus o bacterias.

¿A quienes afecta?

Las personas más susceptibles a este tipo de infecciones son los niños, y las personas de la tercera edad.

¿Qué síntomas produce la IRA?

Las personas que presentan IRA pueden presentar síntomas leves como tos, expectoración, malestar general y/o fiebre; o inclusive síntomas más graves como dificultad para respirar, cambios en el color de la piel, e infección generalizada que necesite manejo hospitalario.

¿Cómo prevenir la IRA?

Evite el contacto con personas que muestren sintomas respiratorios.

No se exponga a cambios bruscos de temperatura, cubra nariz y boca.

Tenga completo su esquema de vacunación.

Evite contacto con humo de cigarrillo

Mantenga alimentación balanceada
Si sufre de enfermedad pulmonar, asista puntualmente a sus controles y siga estrictamente las indicaciones de su médico.

¿Qué hacer en caso de IRA?

Evitar contacto con otras personas para que no contraigan su enfermedad
Cúbrase nariz y boca con un pañuelo de papel cuando tosa o estornude.
Para aliviar el dolor de garganta, prepare miel con limón y tome 3 cucharadas al día (en personas que no sean diabéticas)
Para aliviar la fiebre coloque compresas de agua fría en la frente, axilas y planta de los pies

Tomar abundantes líquidos

¿Qué NO hacer en caso de IRA?

Tomar medicamentos o jarabes sin fórmula médica
Beber cosas frías (ejemplo: helados.)

Signos y síntomas de alarma

– Sensación de ahogo
– Respiración rápida o que se hundan las costillas al respirar
– Le silva el pecho
– Fiebre que no cede con la administración de medicamentos
– Ataques o convulsiones
– Intenso decaimiento y somnolencia
– Su condición no mejora

Recomendaciones

Ponga un pañuelo desechable sobre nariz y boca al toser o estornudar, bótelo y lávese las manos.

No tome ni suministre medicamentos, antibióticos o jarabes para la tos sin formula médica.

Lávese las manos al contacto con secreciones o enfermos con gripa.

Ventile a diario la casa y habitación de los enfermos.

Verifique que su esquema de vacunación esté completo.

Hidrátese constantemente


Puedes  descargar esta información en formato imprimible haciendo click Aquí